Almería contra el coronavirus. Donación de la agrupación Grada Joven al Hospital de Torrecárdenas de Almería. Foto de Grada Joven

Almería contra el coronavirus

La trágica expansión del coronavirus en el país y nuestra provincia ha generado una ola solidaria, con empresas, organismos y particulares aportando lo que pueden para reducir la tasa de contagios y aliviar la situación de los ciudadanos durante el estado de alarma.

Más de 85.000 enfermos y 7.340 fallecidos es el trágico balance que deja en menos de dos meses el coronavirus SARS-CoV-2 desde que se detectó en nuestro país. Esas eran las cifras al cierre de esta edición, el 30 de marzo. Las peores previsiones de las autoridades sanitarias y científicas se han hecho realidad, con los enfermos de COVID-19 saturando hospitales, los miembros del personal sanitario sin la suficiente protección por la carencia de mascarillas, batas y guantes, lo que ha provocado que un alto porcentaje  de estos se haya contagiado, y más enfermos graves que camas o respiradores hay en los hospitales. España ya es el tercer país del mundo en casos de COVID-19.

En Andalucía y Almería, dentro de la gravedad, la situación ha sido menos agresiva y están a la cola en ratio de contagios por cada cien mil habitantes. Aun así, los enfermos en la Comunidad Autónoma superaban los 5.400, con tres provincias afectadas de forma especial: Málaga, Granada y Sevilla. Las muertes por COVID-19 ya eran de 236 al cierre de esta edición, el 30 de marzo. 

Almería, con 223 casos y 14 fallecidos, es la segunda provincia andaluza con menos incidencia en números totales, y una de las españolas con menos casos porcentuales sobre la población total. Eso ha facilitado que los hospitales de la provincia no se hayan saturado, como ha sucedido en las zonas donde el coronavirus se ha expandido con más fuerza, Madrid, Euskadi, Cataluña o Castilla-La Mancha.

El confinamiento derivado del estado de alarma decretado por el Gobierno de España el 14 de marzo durante dos semanas, y prorrogado el día 25 por otros 14 días, hasta el 11 de abril, parece haber aplanado la curva de contagios. Así, el estudio diario que realiza la Universidad Politécnica de Valencia calcula que el máximo de enfermos se alcanzará entre finales de mayo y principios de junio, en lugar de en abril, como se preveía antes de la cuarentena. Y esto es fundamental para que los enfermos no saturen hospitales de golpe, sino que vayan llegando a lo largo de más semanas para así poder atenderlos en condiciones.

Tras dos semanas de confinamiento,  el Gobierno ampliaba el paro forzoso a todas las actividades hasta el 9 de abril. “Es el momento de intensificar las medidas con responsabilidad y sacrificio, solo así ganaremos la batalla”, aseguraba Pedro Sánchez. En el lado positivo, aunque el número de infectados llegaba a los 85.195 en el país, el porcentaje de aumento se va reduciendo. Asimismo, el número de curados ya era de 16.780 el 30 de marzo, el 20% del total.

El estado de alarma ha confinado a los españoles en sus casas durante al menos un mes, aunque los expertos apuntan  a que se volverá a prorrogar. Los comercios cerrados y las calles vacías, salvo excepciones, son el paisaje general, también en Almería. Una medida excepcional, inédita en época sin guerra, aunque la lucha contra el coronavirus sea a su manera una guerra, que amenaza con colapsar la sociedad a varios niveles. En el económico, con pequeñas empresas, autónomos y trabajadores por cuenta ajena como principales damnificados y los ERTE sucediéndose en todos los sectores productivos que han tenido que parar o frenar su actividad durante la cuarentena; e incluso en aquellos, como el de los medios de comunicación, que siguen funcionando, pero sufren la caída brutal de ingresos publicitarios. Y en el educativo, con los estudiantes desde Primaria a Universidad, teniendo que seguir, los que pueden, las clases de forma telemática y el futuro del curso en el aire. 

Una ola solidaria

Con este panorama general, las distintas administraciones, desde el Gobierno de España hasta los regionales, diputaciones y ayuntamientos, han ido aprobando medidas en dos direcciones. Por un lado, para conseguir frenar los contagios del coronavirus;  y por otro, para atenuar los efectos de la cuarentena a empresas y ciudadanos. Y estos, desde el primer día de encierro en casa, han salido cada tarde a las ocho a las ventanas y balcones para aplaudir a los miembros del personal sanitario por su esfuerzo diario. También han agradecido a otros colectivos como el agro.

Asimismo, una serie de empresas y particulares también ha decidido actuar y aportar soluciones para parar el coronavirus. A nivel nacional, ha habido donaciones de empresas como Inditex, que compró material en China para distribuirlo en hospitales españoles; Amazon España ha donado 3,5 millones para la lucha contra el coronavirus, de los que 2,5 millones son para el Plan Cruz Roja Responde y el resto, para organizaciones que están luchando contra el coronavirus en las poblaciones donde viven y trabajan los empleados de la empresa; o Endesa, que ha movilizado 25 millones de euros para ayudas directas a la compra de material, desde equipos de protección a instrumental para asistir a los pacientes, establecer condiciones especiales de suministro eléctrico de hospitales, residencias y hoteles refugio, y donaciones económicas a diversas instituciones y centros sanitarios.

Entre particulares también ha habido gestos. Así, Javier Bardem y Penélope Cruz han traído, con la ayuda del aparato logístico de Inditex, 100.000 guantes de nitrilo y 20.000 mascarillas que han entregado al Hospital de la Paz de Madrid. Además, la actriz aseguraba que seguirán donando material mientras continúe la pandemia. Ana Botín, la presidente de Banco Santander, ha donado cinco millones a Ifema y el Ministerio de Sanidad, y el futbolista Leo Messi o el entrenador Pep Guardiola, han dado cada uno un millón de euros. Muchos deportistas han seguido además la convocatoria de Pau Gasol y Rafael Nadal para recaudar fondos y aportarlos a combatir el coronavirus.

Una ola solidaria que también se ha dado en Almería. En nuestra provincia, una de las primeras donaciones ha sido la de Turki Al-Sheikh, propietario de la UD Almería, que aportó 500.000 euros para material sanitario y 700.000 para ayudas a diferentes colectivos de la ciudad.

Una de las principales empresas de la provincia, Cosentino, también ha aportado cerca de 4.000 unidades de material sanitario, entre mascarillas, monos desechables y guantes, tanto a distintos hospitales de la provincia como a dotaciones de la Guardia Civil y Bomberos de la Comarca del Almanzora. Además, la multinacional ha puesto a disposición del Gobierno su capacidad logística internacional para traer partidas de material sanitario si es necesario.

Otra empresa de la provincia, Briseis, se ofreció para fabricar gel desinfectante para donarlo a los hospitales de la provincia, los públicos pero también los dos principales privados. Así, la fábrica comenzó a elaborar 10.000 litros de solución hidroalcohólica, unos 15.000 botes, y además se dará a estos hospitales otras 5.000 unidades de gel de baño para que se use en la limpieza de manos.

De igual forma, Vellsam Materias Bioactivas, ubicada en Tabernas, se ha ofrecido al Ministerio de Sanidad para aprovechar sus nuevos laboratorios y dedicarlos mientras dure la crisis a la producción de antisépticos para combatir el coronavirus. En el Poniente, Sotrafa ha donado material plástico con el que un grupo de voluntarios ha elaborado 500 equipos de protección individual, con la coordinación del Ayuntamiento de Berja. También han donado protectores plásticos, en este caso para  vehículos de Cruz Roja Almería, en el concesionario de BMW y Mini Automotor Costa.

Otras empresas e instituciones que han donado material son Crazy Ginebra Premium, que ha entregado 600 litros del gel hidroalcohólico al 061 en Almería; la asociación ALTEA, Audición, Lenguaje y Trastorno del Espectro Autista, que ha dado 1.500 mascarillas a policías, guardias civiles y bomberos de Almería; o los investigadores de Calar Alto, que han distribuido 800 mascarillas entre el personal sanitario de la provincia. También la Grada Joven, grupo de animación de la UD Almería, se ha sumado a los gestos solidarios recaudando dinero entre sus miembros con el que compraron 25 pizzas, 72 litros de agua y 36 de refrescos para el personal sanitario del Hospital de Torrecárdenas.

La Universidad de Almería también ha colaborado, cediendo material y equipos que tenía para las prácticas de alumnos en la Facultad de Ciencias de la Salud. En concreto, han donado al Hospital Universitario de Torrecárdenas dos respiradores, seis botes de un litro de solución hidroalcohólica, 300 mascarillas y 78 cajas de guantes de tres tipos distintos. Asimismo, y han puesto a disposición cuatro equipos para la detección del COVID-19 capaces de realizar más de 500 pruebas al día.

La comunidad china en Almería también se sumó a las donaciones, y aportó 17.000 guantes de látex y 700 mascarillas. Asimismo, la Clínica Dental Mateo & Francos ha cedido 8.100 guantes, 800 mascarillas y loción hidroalcohólica, Hostelsur ha donado 4.000 guantes, Vitaldent, otros 400, y Brico Depot entregó 60 rollos de cinta de baliza. Otras empresas que también han ofrecido su colaboración son la concesionaria del aparcamiento subterráneo de Obispo Orberá y el Grupo Renta Todo.

Frutas y hortalizas de Almería para el personal sanitario

Desde el sector agroalimentario también se han sumado a la ola solidaria. En especial, el campo almeriense que, coordinados por ASAJA-Almería, ha enviado palés con frutas y hortalizas para el personal sanitario que trabaja en el hospital de campaña levantado en el Ifema de Madrid. Asimismo, la cooperativa Anecoop ha distribuido 7.500 kilos de frutas entre distintas organizaciones benéficas de la Comunidad Valenciana, Murcia y Almería. Otra donación desde el sector agrario ha venido de la comercializadora La Unión, que ha repartido más de 26.000 kilos de frutas y verduras entre el personal sanitario de los hospitales de Torrecárdenas y de Poniente.

Asimismo, Puleva ha puesto en marcha un servicio de entrega de café con leche al personal sanitario de 120 centros hospitalarios del país, también en los de nuestra provincia. 

La colaboración del sector agrario de la provincia también ha llegado a las labores de limpieza y desinfección de calles de municipios del Poniente, con la cesión de tractores para utilizarlos en esta tarea. Ejemplos de ese tipo se han multiplicado, llegando hasta pueblos pequeños como Senés, donde Alfredo Venteo, de 80 años, cedió su tractor y cuba para desinfectar el municipio. Un gesto solidario que se ha multiplicado.

También ha habido gestos desde el mundo de la política. Es el caso de la diputada de Ciudadanos por Almería Mercedes López, que ha donado su sueldo para la adquisición de equipos de protección individual y mascarillas de pantalla reutilizable. 

Las mascarillas son material que escasea desde que comenzó la crisis sanitaria y que es necesario para evitar contagios entre el personal sanitario. Para aportar su granito de arena, hay empresas que han donado las que tenían, aunque no estuviesen destinadas a hospitales en origen, pero que cumplen la función. Es el caso de la empresa Lunimar Reciclaje, que ha llevado 100.000 mascarillas al Hospital Universitario de Torrecárdenas para que se repartan entre el personal del centro.

De forma más modesta pero con la misma relevancia, mujeres voluntarias de localidades como El Ejido, Adra, Vícar o Mojácar se han afanado en estos días, aprovechando el confinamiento en casa, en la elaboración de mascarillas. En Vícar, cerca de cien mujeres trabajan sin descanso elaborando esta preciada protección, para distribuirla en los centros de salud. Para ello, cuentan con el apoyo del comercio local, que aporta las telas y materiales, y del Ayuntamiento, que se encarga de la distribución de las miles de unidades que se están confeccionando. 

De la misma manera, en El Ejido, 60 costureras voluntarias se dedican a la confección de las mascarillas, elaboradas con materiales adquiridos por el Ayuntamiento en cinco comercios del municipio. Y en Mojácar, diez mujeres comenzaron a coser mascarillas ante su escasez, al ver que en las farmacias había incluso lista de espera, con material cedido por el Ayuntamiento. La intención es fabricar al menos 4.000 mascarillas.

Máscaras elaboradas con impresoras 3D

Otras iniciativas han servido para proporcionar pantallas y máscaras de protección que, en lugar de cosidas con tela, están elaboradas en impresoras 3D. Es lo que ha hecho el grupo Makers Almería, que arrancó con cuatro voluntarios y ya supera los 70 colaboradores. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Delegación de Salud de la Junta de Andalucía, el 112, la Universidad de Almería y ayuntamientos como el de Adra. La idea de este colectivo es elaborar más de 1.700 pantallas protectoras para el personal sanitario que está trabajando en la lucha contra el coronavirus en nuestra provincia.

Asimismo, miembros del colectivo HackLab Almería también han asesorado a quienes querían colaborar imprimiendo material en 3D recopilando información al respecto y, también, han encendido sus propias impresoras 3D para colaborar en la elaboración de máscaras y piezas de respiradores. En esta iniciativa han colaborado multitud de almerienses.

A modo particular, un joven de Vícar, Germán Granados, ha donado 23 máscaras a la Policía Local de Vícar y pantallas de protección al personal sanitario del centro de salud de Puebla de Vícar. Las máscaras están fabricadas con ETG, material reciclable que procede de botellas de agua y biberones. Están fabricadas con impresoras 3D y están diseñadas para que se puedan desmontar y lavarse. En Cuevas del Almanzora, varios jóvenes también están dedicando sus impresoras 3D a la fabricación de las máscaras protectoras y en Carboneras el teniente de alcalde Ramón Soto. Se ha formado una gran red provincial solidaria cuyo trabajo se ha ido  distribuyendo en los centros de salud más cercanos.

El material, que escasea en todo el mundo, se está sacando de donde se puede. Incluso la Policía Nacional de El Ejido ha puesto a disposición maquinaria intervenida en operaciones contra el cultivo de marihuana. Es el caso de las máquinas ozonificadoras, que tienen un poder de desinfección incluso mayor que el de la lejía.

Cuidar a quienes más lo necesitan

En otros casos, la ayuda viene para evitar que los mayores salgan a la calle y eviten así el riesgo de contagiarse. Así ha sucedido en diversos municipios de la provincia, como Chirivel o Sierro, donde los jóvenes se han movilizado para llevar a las casas de los mayores los productos que necesiten e incluso les preparan la comida. Además, por minimizar el riesgo entre los mayores, les sacan la basura y las mascotas a pasear.

En Cruz Roja, han movilizado a más de 1.700 voluntarios en Andalucía, 200 de ellos en Almería, para colaborar en distintas tareas. Además, la organización ha recomendado una serie de medidas para fomentar entre la población que se preocupen y ayuden a sus vecinos mayores o con discapacidad. Especial es el caso de un grupo de trabajadores de la Residencia de Gravemente Afectados de FAAM, entre los que hay enfermeros, auxiliares de clínica, fisioterapeutas, monitores y personal de limpieza, que decidieron confinarse junto a los usuarios del centro para poder cuidar de ellos. “Tienen mucho mérito, y además la mayoría de estos campeones son trabajadores con discapacidad, lo que les da un mayor valor”, destacaba Valentín Sola, presidente de FAAM, que añadía que le emociona “pensar en el sacrificio que van a hacer al dejar su hogar, donde  tienen a sus familias, para cuidar a nuestros residentes, personas muy vulnerables que tampoco  pueden tener la visita de sus familias y que ahora nos necesitan más que nunca”. Por eso, añadía, “nos sentimos muy orgullosos de ellos y les mandamos mucho ánimo y todo nuestro apoyo, admiración y cariño”.

Minimizar el riesgo de contagio a los mayores

Desde las distintas administraciones también se están volcando en las tareas de atención a los que más ayuda necesitan. En este sentido, la Diputación de Almería ha movilizado a los voluntarios de Protección Civil para que ayuden a realizar las compras a la población de riesgo en los municipios de menos de 2.000 habitantes. La medida busca minimizar el riesgo de contagio de personas mayores, con problemas de movilidad o discapacidad, que sufran alguna patología y mujeres embarazadas.

El presidente de la Diputación de Almería, Javier A. García, explicaba que con esta medida se quiere “garantizar que tienen acceso a los bienes más básicos y a todos los productos que necesitan en su día a día sin que tengan necesidad de exponerse al COVID-19”. 

Asimismo, para aliviar la carga psicológica del encierro prolongado por el estado de alarma, se han habilitado los teléfonos 950 211 796 / 713 / 787 / 784 / 585, atendidos por psicólogos y educadores de la Diputación de Almería, que trabajan para evitar el aislamiento social de estas personas, dándoles consejos e ideas para que estén activos aunque no salgan a la calle o incluso para mantener conversaciones con ellos.

En la línea de evitar el aislamiento, también se ha dotado a la Residencia Asistida de la tecnología necesaria para realizar videoconferencias con los familiares de los usuarios. Muchos de ellos nunca habían utilizado esta vía de comunicación, lo que ha convertido a la iniciativa en un éxito, tanto por la novedad como por permitir así que los residentes vean, aunque sea a través de la pantalla de una tablet, a sus familiares.

Otra de las medidas puestas en marcha por la Diputación de Almería ha sido la compra de 50.000 mascarillas y 2.000 monos protectores por un importe de 200.000 euros para repartirlos entre el personal de la institución y también en los municipios más pequeños, que no tienen recursos para realizar este desembolso extra.

Algunos municipios también han establecido medidas especiales para proteger a sus ciudadanos más vulnerables. Es el caso de Vícar, donde se han puesto en marcha protocolos especiales para proteger a las mujeres víctimas de violencia de género que, en algunos casos, ahora tienen que convivir encerradas con sus maltratadores.

Limpieza y desinfección

En todos los municipios se han puesto en marcha medidas excepcionales para la limpieza y desinfección de calles y otros espacios públicos. En los del Poniente, como Adra, El Ejido o Vícar, las bomberos y los agricultores, con sus tractores, han colaborado en estas tareas. Asimismo, además de productos convencionales de desinfección, como la lejía, se han estado utilizando ozonificadoras, que tienen un mayor poder desinfectante, en localidades como Adra o la capital. La desinfección también ha sido a fondo en municipios como Mojácar, Níjar, Cuevas del Almanzora o Pulpí.

En la ciudad de Almería ha actuado también la Unidad Militar de Emergencias. Este grupo de élite se dedicó a la desinfección del Hospital Universitario de Torrecárdenas y de varias instalaciones del Puerto de Almería, así como la lonja de pescado. La intención es que este cuerpo, que está recorriendo distintas provincias del país, regrese en abril a la provincia.

La desinfección ha sido especial en zonas sensibles de cada municipio, como marquesinas de autobús, parques o contenedores de basura. Asimismo,  el Consorcio de Transportes Metropolitano del Área de Almería ha efectuado una exhaustiva desinfección en sus autobuses.

Asimismo, se han puesto en marcha iniciativas para facilitar la realización de trámites administrativos de forma telemática, para evitar salir a hacerlos a los Ayuntamientos o la Diputación. Precisamente, la institución provincial ha facilitado a los ayuntamientos más pequeños la tecnología para implementar este servicio a sus vecinos.

Por otra parte, se están aprobando medidas que alivien la situación de la economía, tanto de las empresas que no pueden abrir durante el estado de alarma, como de los trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo o de los autónomos. Así, ayuntamientos como los de Almería o El Ejido han aprobado medidas fiscales en este sentido, que se suman a las puestas en marcha tanto por el Gobierno de España como por la Junta de Andalucía.

Las administraciones, a la caza de material sanitario

La batalla contra los contagios se está librando en las calles pero la de sanar a los ya enfermos ha dejado al sistema sanitario a punto del colapso. En Almería, la situación no ha llegado a tanto, con 96 ingresados en la provincia, según datos del día 30, al cierre de esta edición. Pero sí ha sido recurrente la solicitud de mascarillas y más equipos de protección por parte del personal sanitario, así como de tests rápidos que faciliten diagnosticar la enfermedad incluso a los que presentan síntomas leves.

En este sentido, el Gobierno de España había distribuido más de cuatro millones de mascarillas hasta la primera semana de estado de alarma. Sin embargo, generó polémica al tener que devolver una partida de 58.000 test rápidos porque no tenían la eficacia suficiente.

La Junta de Andalucía también ha adquirido mascarillas, cinco millones que irán llegando a lo largo del tiempo. Además, ha distribuido ya más de 45.000 a las Diputaciones y Ayuntamientos  para que las repartan entre los trabajadores de ayuda a domicilio.

Otra medida adoptada por el Gobierno andaluz ha sido la de habilitar 30 puestos para la toma rápida de muestras, sin bajarse del coche. En Almería, el primero se puso en marcha en la Bola Azul, y luego se habilitaron dos más, para el Hospital de Poniente y el de La Inmaculada.

Asimismo, la Diputación de Almería ha adquirido 50.000 mascarillas y 2.000 monos protectores para repartirlos entre los organismos dependientes de la institución, como la Residencia Asistida, y sus trabajadores, así como para que  los ayuntamientos de la provincia puedan proteger al personal de los servicios municipales.

Y mientras en Almería los casos confirmados hasta el momento no son tantos como para haber saturado las UCI de los hospitales, estos se preparan para garantizar la mejor atención posible en el peor de los casos. Así, en el Hospital Universitario de Torrecárdenas se ha elaborado un plan de contingencia para “garantizar la mejor asistencia sanitaria a todos los ciudadanos”, explicaba el director gerente del centro hospitalario, Manuel Vida. “Más de una veintena de profesionales que trabajan constantemente para elaborar y mantener actualizado el Plan de Contingencia que afronte los distintos escenarios posibles, desde el inicial sin pacientes afectos, hasta el escenario extremo”, añadía.

Aunque la situación ha sido y es agónica, sobre todo en Comunidades Autónomas como Madrid o Cataluña, con los hospitales desbordados y sin material de protección suficiente ni siquiera para el personal sanitario, que tiene la tasa de contagio mayor del mundo, las últimas cifras indican que la oleada de infecciones podría estar remitiendo. Aunque se siguen sumando casos por miles al día, el porcentaje de nuevos positivos y de fallecidos va, poco a poco, disminuyendo. 

Buscando una vacuna

La investigación médica y farmacéutica está a la carrera para encontrar cuanto antes una vacuna o un remedio eficaz contra el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19. Desde antes de que se detectasen casos en España hay laboratorios dedicados a esta labor en distintos lugares del mundo, pero sobre todo cuatro estudios parecen avanzar: los realizados en Estados Unidos, China, Alemania y aquí, en España.

En cualquier caso, son estudios en Fase I de prueba en humanos, lo que significa que aún habrá que esperar. Expertos como el doctor Marc Clotet calculan que no llegará antes de un año y que, en realidad, servirá más bien para frenar futuros brotes o variantes del coronavirus mutadas a partir de la versión actual.

La buena noticia, aunque aún en estudio, es que los epidemólogos que están analizando las variantes del coronavirus que están ya extendidas por todo el mundo están comprobando que el SARS-CoV-2 no muta con la velocidad que lo hace, por ejemplo, el virus de la gripe. Esto significaría que, de confirmarse esa evolución, la vacuna podría ser permanente, como la del sarampión, o, en cualquier caso, cada ciertos años; pero no habría que repetir vacunación cada año, como sucede con la gripe.

En este panorama internacional, desde Andalucía también se aporta fuerza investigadora y ya hay más de 30 proyectos de empresas, centros de investigación y universidades en marcha. Estos proyectos investigan en todas las fases de evolución de la enfermedad, como el diagnóstico, el pronóstico, el tratamiento o el seguimiento, además de otros aspectos, como la formación y la fabricación de material sanitario.

Medidas económicas para mitigar los efectos del coronavirus

Una amenaza acecha al país, además del propio coronavirus, y es que la economía se vaya  a pique por el parón obligado por el estado de alarma. El temor es que llegue otra crisis como la de 2008 y, ante esta posibilidad, las distintas administraciones han puesto en marcha medidas y partidas económicas para aliviar la situación de empresas y trabajadores.

Así, el Gobierno movilizará hasta 200.000 millones de euros, cerca de un 20% del Producto Interior Bruto, para afrontar las consecuencias del coronavirus, tanto sociales y sanitarias como económicas. 117.000 millones de euros serán íntegramente públicos y resto se complementará con la movilización de recursos privados.

Pedro Sánchez destacaba al anunciarlo que es la mayor movilización de recursos económicos de la historia de la democracia. “No vamos a escatimar ningún esfuerzo. No vamos a dejar a nadie atrás”, aseguró el presidente. Las medidas se centran en cuatro áreas prioritarias: familias, trabajadores, empresas e investigación.

Para garantizar la liquidez de las empresas, el Gobierno ha aprobado la creación de una línea de avales y garantías públicas de hasta 100.000 millones de euros, lo que permitirá movilizar entre 150.000 y 200.000 millones en el sistema económico. Asimismo, se han acordado avales adicionales de 2.000 millones de euros para empresas exportadoras, se facilitará la reestructuración de créditos a explotaciones agrarias afectadas por la sequía y se acelerará la implantación de programas de apoyo a la digitalización. 

Asimismo, se flexibiliza el aplazamiento del pago de impuestos durante un periodo de seis meses, previa solicitud, con bonificación en los tipos de interés. Esto permitirá inyectar hasta 14.000 millones de euros de liquidez. También se ha creado una línea de financiación específica a través del Instituto de Crédito Oficial por importe de 400 millones de euros para atender las necesidades de liquidez de las empresas y autónomos del sector turístico. Y se permite que las empresas que han recibido préstamos de la Secretaría General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa puedan aplazar su reembolso.

Asimismo, se busca la protección de los trabajadores con la prohibición de los despidos procedentes durante la crisis del coronavirus, así como la imposibilidad de que esta sirva de razón para los despidos. En su lugar, se han fomentado los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). Además, a los que se hayan contagiado con el coronavirus, se les considera en situación equivalente a la baja por accidente laboral. Otra medida es la ampliación de las bonificaciones a la Seguridad Social para contratos fijos discontinuos entre febrero y junio en los sectores de turismo, comercio y hostelería vinculados a la actividad turística.

Para apoyar a las familias, el Gobierno ha cedido 25 millones de euros de recursos a las Comunidades Autónomas para, mediante becas-comedor, garantizar la alimentación de menores en situación de vulnerabilidad tras el cierre de centros escolares. Esta ayuda facilita además que se mantenga la actividad económica de los servicios de alimentación.

Andalucía: hasta un 6% de caída del PIB

La Consejería de Economía ha elaborado un informe en el que se concluye que “la situación económica actual debe afrontarse con un plan de actuación sin precedentes”. Y es que, según los cálculos del Gobierno andaluz, el Producto Interior Bruto de Andalucía podría caer un 2,1% por cada mes con la medidas iniciales del estado de alarma, que se han endurecido para los primeros días de abril.

El estudio analiza varias opciones: paro parcial de un mes, de dos meses, y paro total durante dos meses. Así, si en los mejores escenarios se calcula un decrecimiento de entre el 1,5% y el 2,7%, en el caso del paro total por dos meses se podría llegar a una caída, en el conjunto del año, del 6,1%.

De momento, en las dos primeras semanas de estado de alarma, antes de aprobarse el paro total para sectores no esenciales, las empresas andaluzas habían presentado 29.303 solicitudes de ERTE, que afectan a 145.964 trabajadores. De ellos, en Almería son 2.388 solicitudes y 11.026 trabajadores.

Con estas perspectivas, el Gobierno andaluz aprobaba una subvención de hasta 36 millones de euros a la sociedad de garantía recíproca para avalar operaciones financieras a pymes y autónomos por un valor de hasta 500 millones de euros. Asimismo, ha aplazado el  cobro de impuestos propios, como el de sucesiones y donaciones, lo que supone una inyección de liquidez en la economía andaluza de 270 millones de euros. La Junta lo plantea como un préstamo a corto plazo y sin intereses para familias, pymes y autónomos.

Asimismo, la Junta de Andalucía no suspenderá los pagos a las empresas contratadas por la Administración a pesar de que estas no puedan desarrollar sus actividades, siempre que la empresa mantenga la plantilla en las mismas condiciones laborales y durante el tiempo que dure el paro de actividad. Y para facilitar que las empresas puedan implementar el teletrabajo, se ha ampliado de 9 a 22 millones la línea de ayudas gestionada por la Agencia IDEA para proyectos de transformación digital de pymes. El principal objetivo de estas medidas de carácter financiero y de liquidez es mantener con vida al mayor número posible de empresas, principalmente pymes, mientras dure el paro por el estado de alarma.

Otras entidades también han puesto facilidades a empresas. Es el caso de la Autoridad Portuaria de Almería, que aplaza seis meses el pago de las deudas tributarias de tasas portuarias a las empresas que operan en los puertos de Almería. O del Consorcio del Sector II de Gestión de Residuos, que no cobrará tasas de basura a las empresas que han tenido que cerrar a causa del estado de alarma.

Por otra parte, ayuntamientos como los de Almería, El Ejido o Cuevas del Almanzora también han implementado medidas de índole económico, aplazando el cobro de tributos municipales a comercios y ciudadanos.

Asimismo, Cajamar ha lanzado líneas especiales de financiación para empresas, pymes y autónomos, para que puedan afrontar los pagos pendientes a proveedores, organismos públicos y empleados durante el estado de alarma.

El agro almeriense, esencial para garantizar el suministro de alimentos

La agricultura, la pesca y la ganadería continúan siendo esenciales tras la ampliación del paro por la crisis del coronavirus decretada hasta el 9 de abril. Así, el sector agrario almeriense, el más potente del país, sigue siendo fundamental para garantizar el suministro de alimentos. 

Ante esta situación, ya desde el principio del estado de alerta, las organizaciones COEXPHAL y ECOHAL, junto a los sindicatos CCOO y UGT, distribuyeron entre las empresas del sector un comunicado en el que resaltaban la importancia de mantener el funcionamiento de la cadena alimentaria como “vital para el funcionamiento de la sociedad” y se daban las medidas que había que adoptar para garantizar que este suministro se lleve a cabo con toda la seguridad, tanto para los trabajadores como para los productos.

Con esta premisa, se aseguraba que “si queremos encontrar comida en las tiendas tenemos que trabajar y es imprescindible asistir cada día al puesto de trabajo para mantener viva la cadena de suministros de alimentos” y se recalcaba que “empresa y trabajador tienen que cumplir con las medidas de prevención”.

Asimismo, productores y Junta de Andalucía consensuaron un protocolo de trabajo en condiciones sanitarias óptimas, para evitar contagios entre los trabajadores del sector agrario, tanto en el campo como en el manipulado, así como evitar contaminar los productos. Entre ellas, se incluyen las de mantener un espacio entre trabajadores de al menos metro y medio y una continua higiene de manos. Asimismo, la Junta ha garantizado la seguridad de los productos manteniendo los controles sanitarios y las inspecciones durante el estado de alarma.

Por otra parte, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha facilitado la maquinaria de tres centros del Ifapa y las instalaciones, el personal y el equipamiento de diversos laboratorios andaluces que pueden ser de gran utilidad en la lucha contra el COVID-19.

A nivel nacional, el ministro de Agricultura, Luis Planas, ha recalcado la necesidad de que la Comisión Europea lidere una respuesta urgente, en cooperación con los Estados miembros de la UE, para minimizar las consecuencias ocasionadas por el COVID-19 en los sectores agrario y pesquero, así como garantizar el buen funcionamiento en el comercio internacional de productos agroalimentarios.

En este sentido, la Consejería de Agricultura ha puesto en marcha un Observatorio Permanente de seguimiento de las exportaciones. Además, ha solicitado al Gobierno de España que agilice la publicación de los módulos del IRPF, como una medida que permita rebajar la presión fiscal del sector.

A pesar de continuar produciendo, los sectores agrario, pesquero y ganadero están viendo cómo el estado de alarma por el coronavirus está afectando a sus ventas, con caídas de hasta el 95%, sobre todo por el efecto del cierre de la hostelería. Asimismo, otros subsectores, como el de las flores, han visto que su mejor época de ventas, con las celebraciones de Semana Santa canceladas, se ha echado a perder.

¿Qué va a pasar con el curso escolar?

El sistema educativo andaluz, el mayor de España con unos dos millones de alumnos matriculados, se enfrenta a un fin de curso incierto por culpa de la crisis del coronavirus. Sin una fecha clara de regreso al cole, ya que desde el Ministerio de Educación incluso barajan la posibilidad de que se retrase unas semanas después de que finalice el estado de alarma y que hasta mayo no se retomen las clases presenciales, en la Consejería de Educación y Deporte se han tomado medidas para facilitar que los alumnos no pierdan el curso y que puedan, además, hacer los trámites de matriculación para el próximo de forma no presencial.

Tras una reunión de la Conferencia Sectorial de Educación, con los Ministerios de Educación y Formación Profesional y de Universidades, más las Comunidades Autónomas, para evaluar la situación y adoptar las medidas oportunas el consejero de Educación y Deporte andaluz, Javier Imbroda, aseguraba que “el curso escolar va a continuar y culminará para todos los estudiantes, tomando para ello las medidas y adaptaciones necesarias”, con lo que descartaba el curso se dé ya por finalizado.

Así, las clases están continuando, excepto en Infantil, de forma online. Para ello, se ha reforzado la plataforma Moodle Centros, se ha adaptado el sistema de información Séneca para que pueda absorber la demanda extra y se ha puesto en marcha el espacio web eAprendizaje. En Formación Profesional, las prácticas de empresa se han flexibilizado para que quien no las haya realizado antes del estado de alarma no pierda el curso por este motivo. 

En Moodle Centros se han habilitado a 100.000 docentes y a 700.000 alumnos. Para ello, Educación y Deporte ha ampliado las infraestructuras y ha incrementado los servidores existentes, además de las bases de datos que les dan soporte. Así, se ha multiplicado por tres su potencia. En la plataforma se han subido las enseñanzas de Bachillerato, Secundaria y Primaria; en total más de 150.000 aulas virtuales para que el profesorado pueda impartir docencia de manera telemática.

Además, se han puesto en marcha mecanismos para garantizar el servicio de desayuno, comida y cena al alumnado beneficiado con el Programa de Refuerzo de Alimentación Infantil, que suma unos 18.000 escolares en la Comunidad. 

En el caso de los procesos administrativos de los centros docentes, al no poder las familias solicitar plaza escolar en los colegios e institutos de forma presencial, se ha habilitado un proceso simplificado de tramitación electrónica de las solicitudes de admisión para los niveles de segundo ciclo de Infantil a Bachillerato, para el que solo se solicita el DNI y un número de teléfono móvil.

Asimismo, para la prueba de acceso a la universidad, se prevé que los exámenes tengan lugar en la primera semana de julio, dentro del plazo acordado en la reunión de la Conferencia Sectorial de Educación entre Ministerio y Comunidades Autónomas, que quedó fijado del 22 de junio al 10 de julio. Las calificaciones se publicarán antes del 17 de julio y, en la convocatoria de septiembre, del 18. La asignación de plazas no se llevará a cabo antes del 25 de septiembre.

(Reportaje publicado en el número de abril de 2020 de la revista Foco Sur).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .