Carboneras: un futuro sostenible

La firma del protocolo para los Convenios de Transición Justa y el Plan Futur-e para los terrenos de la Central térmica son los primeros pasos firmes hacia un cambio de modelo económico, más sostenible, para Carboneras.

Carboneras comienza a ver más claro su futuro tras la firma del Protocolo General de Actuación para el Convenio de Transición Justa entre el Gobierno de España, la Junta de Andalucía y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Este es el primer paso firme, tras varios meses de espera, hacia un cambio de modelo industrial en el municipio, que busca pasar de depender de la central térmica a hacerlo de una economía diversificada y que sea sostenible tanto medioambientalmente como en el tiempo, respetando además la salud de los vecinos y el entorno.

Este cambio de modelo tuvo su origen inesperado hace poco más de un año, en diciembre de 2019, cuando Endesa anunció que cerraba la central térmica de Carboneras, de la que viven muchos vecinos del municipio, dentro de un plan de la empresa para ir abandonando la generación de energía a partir de fuentes fósiles. 

La noticia causó estupor en un primer momento en el pueblo, cuya economía dependía, en buena parte, de esta central. Pero pronto se vio como una oportunidad para garantizar el desarrollo del municipio a largo plazo, con la vista puesta en la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética que está desarrollando el Gobierno de España, así como en las exigencias que vienen de Europa en cuanto a sostenibilidad y medio ambiente, y que son relevantes, entre otros motivos, para la obtención de los fondos Next Generation.

La oportunidad ha tomado la forma de los Convenios de Transición Justa, así como del Plan Futur-e. Este último es la respuesta de la propia Endesa al cierre de la central térmica. Para los terrenos que ocupaba, ahora se buscan proyectos que garanticen la generación de empleo y el impulso a la economía sostenible en el municipio. En la selección de proyectos están involucradas instituciones como el Ayuntamiento de Carboneras o la Universidad de Almería.  

Los Convenios de Transición Justa son una de las herramientas con las que se está desarrollando en todo el país la Estrategia de Transición Justa diseñada por el Gobierno de España. Su objetivo final es crear un nuevo tejido productivo en estas zonas en transición, como Carboneras, con la participación de los ayuntamientos y los gobiernos autonómicos.

Primer paso hacia los Convenios de Transición Justa

Desde el pasado otoño estaba pendiente la firma del Protocolo General de Actuación entre el Ministerio de para la Transición Ecológica, la Junta de Andalucía y la FEMP, el primer paso hacia la puesta en marcha definitiva de los Convenios de Transición Justa. La firma se produjo, finalmente, durante una reunión telemática el pasado 9 de marzo entre Sara Aagesen, secretaria de Estado de Energía del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO; Rogelio Velasco, consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía; y Mario Rivas, presidente de la Asociación de Comarcas Mineras (ACOM) de la FEMP. Así, se daba el primer paso hacia los Convenios de Transición Justa tanto en Carboneras como en Los Barrios (Cádiz) y Puente Nuevo–Valle del Guadiato (Córdoba).

“Desde el gobierno municipal estamos satisfechos con la firma de este marco, que llega después de muchos meses demandándolo a la Junta de Andalucía, puesto que se trata del paso clave para poder avanzar en ese plan de acción territorial para Carboneras que propondrá el futuro Convenio de Transición Justa para Carboneras”, destacaba José Luis Amérigo, alcalde de la localidad almeriense, que también asistió a esa reunión telemática. Asimismo, Amérigo animaba a las partes implicadas a que “se trabaje con agilidad” para que se pueda concretar “cuanto antes el modelo elegido para la creación de empleo de calidad, sostenible en el tiempo y respetuoso con la salud de quienes aquí vivimos y de nuestro entorno”.

El protocolo aprobado será ahora la herramienta para llegar al Convenio de Transición Justa, que es el procedimiento que ha establecido el MITECO para impulsar la generación de alternativas económicas en las zonas afectadas por el cese de la actividad de las centrales térmicas y de las minas de carbón, como es el caso de Carboneras en Almería. Para la elaboración de este Convenio, se ha puesto en marcha un proceso participativo para que los agentes económicos y sociales del entorno presenten sus proyectos e iniciativas, con el objetivo de impulsar esa transformación económica.

De entre los proyectos presentados, se seleccionarán aquellos que se considere que tienen más potencial para generar actividad económica y empleo, dentro de los objetivos planteados por los Convenios de Transición Justa. Así, el objetivo de estos es avanzar hacia un nuevo modelo productivo, diversificado y sostenible, que garantice la recuperación y la reactivación económicas y que genere nuevas oportunidades inclusivas en los territorios en los que se están desarrollando, como Carboneras.

49 proyectos para la diversificación económica

“Son muchas las propuestas que, sobre esos pilares, se han presentado hasta el momento para la diversificación económica de Carboneras, que tendrán que ser evaluadas para hacer una selección de las mejores y que necesitarán de una financiación adecuada”, confirma José Luis Amérigo. En total, se han presentado 49 proyectos dentro de ese proceso participativo, por parte de 22 entidades diferentes. Y aunque el plazo finalizó ya, desde el Gobierno han asegurado al Ayuntamiento que pueden seguir recibiendo proyectos nuevos, así que el número aun puede acabar siendo mayor.

Los cálculos realizados estiman que generarían más de mil puestos de trabajo, en ámbitos como la industria y la tecnología para la generación de energías renovables; la transformación de productos del mar, algo que vincularía además a este Convenio con la otra principal fuente económica del municipio, la pesca; las propuestas turísticas enfocadas a la desestacionalización; y el desarrollo del municipio y la comarca contando con el uso de las infraestructuras portuarias de Carboneras.

La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, destacaba tras la firma del protocolo que “los Convenios de Transición Justa nos ayudarán a optimizar las numerosas oportunidades que la transición energética y ecológica significa para estas zonas de Andalucía”. Y, en este sentido, destacaba que se ponga en marcha “una importante vía de colaboración con el resto de administraciones para que entre todos consigamos los mejores resultados en este proceso para la gente y las empresas de estas zonas”.

El consejero Rogelio Velasco aseguró que “desde Andalucía seguimos apostando por el desarrollo industrial en estas zonas, habida cuenta de los beneficios de la industria en cuanto a empleo de mayor calidad, impacto en el territorio y su resiliencia ante ciclos económicos adversos”. Asimismo, confirmó que “en el marco de estos protocolos y futuros convenios de Transición Justa pondremos al servicio de estos territorios todos los recursos e instrumentos con que contamos desde el Gobierno andaluz: formación para la adaptación profesional de los trabajadores, captación de inversiones, impulso al emprendimiento, transferencia de conocimiento o apoyo a la internacionalización”.

Líneas de ayudas

El alcalde de Carboneras señala que estas buenas intenciones deben ir acompañadas de una necesaria financiación que permita el impulso definitivo de los proyectos seleccionados. Para ello, José Luis Amérigo considera clave “la implicación de todas las administraciones dentro de un proceso liderado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que, para empezar, ya ha contado con la convocatoria de una línea específica de ayudas a la que hemos concurrido”.

Así, el Instituto para la Transición Justa está elaborando las diferentes líneas de ayuda y apoyo para las iniciativas que se han presentado. Estas ayudas se canalizarán precisamente mediante los Convenios, así como la financiación que va  a llegar de Europa. Entre las ayudas, están las del Fondo de Transición Justa y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia donde se ha incluido una partida sobre este asunto.

En este sentido, el alcalde de Carboneras confirma que el Ayuntamiento “realizará aquellas aportaciones que resulten asumibles dentro de la capacidad económica municipal, además de estar trabajando la compensación en la merma de una de sus principales fuentes de ingresos con el cese de actividad de la térmica”.

Asimismo, José Luis Amérigo se muestra esperanzado en que desde la Junta de Andalucía se adopte la misma actitud respecto a la financiación, una vez firmado el protocolo para los Convenios de Transición Justa, y que “asumirán el importante papel que le corresponde en esta urgente tarea, articulando fuentes de financiación para los distintos proyectos posibles”.

Para Amérigo, es clave la cooperación entre todas las administraciones implicadas en este proceso si se quiere que salga adelante de forma satisfactoria. “El éxito de la Transición Justa en Carboneras depende del esfuerzo económico y en medios que realicen todas las administraciones”, afirma.

Oficina para la Transición Energética Justa

La cesión de uso  del Centro de Gestión Sostenible del Medio Marino Andaluz para convertirlo en Oficina para la Transición Energética Justa y la Reactivación Económica del municipio es otro de los gestos que el Ayuntamiento espera de la Junta de Andalucía. “Esa Oficina, para la que sería muy interesante la colaboración tanto de la Junta como de la Diputación Provincial, es un buen instrumento para poder captar todas las inversiones posibles y dar apoyo a iniciativas empresariales”, asegura el alcalde.

El consejero Rogelio Velasco ha asegurado ya que la Junta de Andalucía pondrá todos los recursos y herramientas con los que cuenta, como las líneas de incentivos al desarrollo industrial, los canales de captación de inversiones estratégicas, el apoyo a la internacionalización o la formación para la adaptación profesional de los trabajadores. Y que los proyectos se desarrollarán mediante la colaboración público-privada.

Asimismo, a la hora de seleccionar los proyectos, desde la Junta se dará prioridad a los que estén vinculados al desarrollo de actividades relacionadas con las energías renovables y la eficiencia energética, la movilidad sostenible, la rehabilitación de edificios o la economía circular. Asimismo, son de especial interés los proyectos sobre eco-innovación, restauración de ecosistemas, biodiversidad, adaptación al cambio climático, agricultura ecológica o de secano, ganadería extensiva y turismo sostenible. 

Plan Futur-e: propuestas para los terrenos de la central térmica

Los 49 proyectos presentados en el ámbito de los Convenios de Transición Justa para Carboneras no son los únicos que se están desarrollando con este objetivo de transformar el tejido económico e industrial del municipio costero. La propia Endesa, al anunciar el cierre de la central térmica, junto a otras en el país, anunciaba la puesta en marcha del Plan Futur-e, con el que darle un nuevo uso al terreno donde hasta ahora se asentaba la central.

Para seleccionar los proyectos, la empresa está trabajando en colaboración con el Ayuntamiento de Carboneras y la Universidad de Almería, entre otras entidades. La última puesta en común de lo desarrollado hasta el momento tuvo lugar el pasado mes de marzo, con una mesa redonda telemática organizada por la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la Universidad de Almería, en la que participaron su director, Antonio Giménez; el alcalde de Carboneras, José Luis Amérigo; el presidente de la Cámara de Comercio, Jerónimo Parra; los gerentes de Biosabor, Francisco Belmonte, y COEXPHAL, Luis Miguel Fernández; el secretario del Colegio de Economistas de Almería, Carlos Cano; y el director general del PITA, Diego Clemente.

Antonio Giménez destacó que esta iniciativa busca “impulsar la reactivación de la actividad empresarial, además de contribuir al mantenimiento de empleo en el entorno”. José Luis Amérigo señaló que el Ayuntamiento será el encargado de seleccionar los proyectos que más se adecúen a los objetivos de implantar un tejido productivo sostenible medioambientalmente y en el tiempo. Estos proyectos, junto a los de los Convenios de Transición Justa, conforma “una estrategia global para el desarrollo de Carboneras, generadora de empleo de calidad y de oportunidades para los carboneros y carboneras”, que “vendrá a marcar las próximas décadas del municipio”, aseguró el alcalde de Carboneras. Y animó a que se presenten más proyectos: “Desde el Ayuntamiento invitamos a todas aquellas empresas y al resto de agentes económicos y sociales interesados a participar en el proceso abierto por parte de Endesa”.

Carlos Cano señaló que los fondos Next Generation de la Unión Europea cuentan con “140.000 millones de euros para generar un impacto estructural y sostenible”, como lo que se está buscando con el Plan Futur-e. Asimismo, considera que sería ideal que en los terrenos de la central, de los que recordó su fácil acceso al Puerto de Carboneras, se instalen “empresas de las que llamamos ‘tractoras’, que generan estabilidad económica y ambiental, y también sean innovadoras, generadoras de empleo de forma directa e indirecta y que ayudan a la creación de otras empresas”.

Diego Clemente propuso iniciativas relacionadas con el transporte sostenible, ya que “en Almería tenemos una de las mayores flotas de transporte por camión, en la que su huella de carbono lastrará su rentabilidad mediante futuras tasas ecológicas si no se empieza a planificar con menor emisión para seguir siendo competitivos en nuestros principales sectores de exportación, como nuestro sector hortofrutícola o de la piedra”.

Jerónimo Parra aseguró que esta iniciativa “es una oportunidad para transformar la provincia” y que su puesta en marcha puede “posicionar Almería como referente de un nuevo modelo de desarrollo y crecimiento económico y social”. En ese sentido, insistió en que se trata de “una oportunidad histórica de transformación para la provincia, para así paliar las carencias y sobre todo avanzar en un modelo de economía circular”. En esa misma línea, Luis Miguel Fernández recomendó “apostar por actividades industriales con impacto ambiental reducido y que estén ligadas a la economía circular”. Como ejemplos de esto, citó “el reciclaje de plásticos de invernadero u otros residuos inorgánicos”. Asimismo, propuso “reconvertir la propia chimenea en una instalación de aprovechamiento por osmosis para movilizar agua de regadío a zonas cercanas”.

Francisco Belmonte apostó por “hacer grandes instalaciones, para un puerto deportivo importante y la posible llegada de cruceros para visitar el parque y la provincia, creando un tejido empresarial para ello”, sentando así las bases para levantar “una urbanización del siglo XXI, totalmente sostenible a todos los niveles, modélica y de calidad”.

(Reportaje publicado en el número de mayo de 2021 de la revista Foco Sur).

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .